Cuatro errores en los procesos de selección de personal que debes evitar

Cuatro errores en los procesos de selección de personal que debes evitar

Mientras las organizaciones están creciendo y cambiando necesitas asegurarte de que estás realizando el mejor proceso de selección para los puestos apropiados. Tomar decisiones de contratación de personal es más importante que nunca.

Aquí tienes  cuatro errores que hay que evitar y algunos consejos sobre cómo realizar una selección de personal.

1.No considerar las habilidades blandas

Cuando se trata de acertar la persona adecuada para el puesto adecuado, quizá te fascine descubrir que una de las habilidades más considerables que puedes contratar es la Inteligencia Emocional

La I.E ha sido considerada antes y actualmente una habilidad blanda. No obstante es de vital cuantía para la comunicación y el éxito en el trabajo.

Un trabajador puede tener las calificaciones excelentes y experiencias previas, pero si no puede comunicarse y escuchar activamente y apoyar cuando es necesario va a tener más problemas que soluciones a largo plazo.

LinkedIn compartió que la I.E era un 400% más poderosa que el Coeficiente Intelectual a la hora de predecir quiénes tendrían éxito en su campo incluso los más inteligentes de los inteligentes se benefician de los altos niveles de inteligencia emocional

Una de las mejores formas de medir la inteligencia emocional durante el proceso de selección de personal es utilizar una evaluación diseñada para hacer exactamente eso

2. No especificar el trabajo antes, durante y después del proceso de la entrevista

Si estás buscando contratar para un puesto en tu organización, puede que entres el pánico mientras intentas encontrar al candidato adecuado. No permitas que esto suceda. El trabajo que hagas en ese momento es de transición .Tu arma secreta es el proceso de selección de personal.

El recorrido a seguir es definir el puesto antes de entrevistar y contratar a los candidatos. De este modo, todos los implicados en el proceso estarán alienados  y entenderán qué habilidades y talento estás buscando en los candidatos.

Si estás contratando sin un plan a largo plazo, estás cometiendo un error. Antes de apresurarte, piensa muy bien todos estos factores. Si sólo estás contratando para “llenar el puesto” al paso del tiempo  vas a perder productividad, compromiso y beneficios.

El candidato adecuado debe comprometerse con el trabajo del puesto, coincidir en su comportamiento con el resto de personas que van a trabajar con él y ver un futuro para sí mismo dentro de la organización.

Utilizar un proceso de Job Benchmarking es la forma más fácil de conseguirlo. El benchmarking es el proceso de crear el perfil del candidato ideal para el puesto, y luego medir a todos los candidatos con respecto a ese perfil. Es más comúnmente utilizado en el proceso de entrevistas en reclutamiento, pero también puede ser utilizado para medir a un empleado en su rol actual

 3. No explicar las expectativas o no ser claro

Así que has pasado al proceso de entrevistas y has identificado a un candidato prometedor que tiene el comportamiento, las habilidades y la actitud que serían perfectos para la empresa. Pero entonces algo se tuerce: pide un salario que no puedes proporcionar o preguntan por las opciones de trabajo a distancia

¿Prometes satisfacer sus demandas sin intención de cumplirlas, o dejas que el candidato soñado se te escape de las manos?

Piensa bien tu respuesta. Si no dejas claras las expectativas en estos frentes desde el inicio en tu proceso de entrevistas, vas a generar problemas a largo plazo.

Si no puedes dar a un candidato una respuesta sincera, no se la des .Tampoco te dejes llevar por la creación de excepciones a tus reglas eso generará resentimiento en la empresa y disminuirá el compromiso y la productividad.

Considera lo que los candidatos piden y analiza si puedes otorgarlo. Si el candidato de tus sueños lo quiere, ¿significa que a la empresa le falta algo esencial, como beneficios o un salario competitivo? La creación de una cultura empresarial positiva ayudará a corto y largo plazo.

4. No representar bien a la empresa

Representar el puesto de trabajo es importante, pero también lo es representar  a tu empresa. Si no tienes una cultura y unos valores empresariales implantados, estás perdiendo otro elemento diferenciador y dando a tus candidatos una razón para irse del proceso.

Ahora más que nunca, la gente quiere trabajar en empresas que se alinee con sus valores Si no estás continuamente planteándote preguntas para mejorar y trabajar en la cultura de tu empresa, te estás quedando atrás respecto a la competencia

Atrae a los mejores candidatos que posean perspicacia,  sabiendo quién eres y haciéndolo tuyo. Si el candidato identifica algo de la cultura de tu empresa que no se ajusta a sus necesidades durante el proceso de la entrevista, puede ahorrarse tiempo de todos los implicados tomando la decisión correcta para él.

Un proceso de selección de personal puede ser complicado, pero no tiene por qué serlo. Toda la empresa se beneficiará de un proceso de contratación riguroso con pasos claramente definidos, valores establecidos y una deliberación honesta.

Mejora tus procesos de selección de personal con las evaluaciones de recursos humanos de Tempo Consultoría

Si deseas utilizar las herramientas de evaluación del comportamiento, Tempo Consultoría puede ayudarte y descubrir más los procesos de selección

Si quieres recibir mas información, escribe un correo a seleccion@tempo-consultoria.com y te informamos sin compromiso

No Comments

Post A Comment