Como utilizar la motivación en la empresa

Como utilizar la motivación en la empresa

Como otras muchas cuestiones de los llamados Recursos Humanos (comunicación, rendimientos, dirección/liderazgo), la motivación se ha convertido en un factor de creciente interés para la gestión organizacional; desde hace décadas investigadores de la talla de Maslow, Mc Clelland, Herberg, Aldefer, Argyris por citar algunos, se han dedicado a estudiar los ingredientes que estimulen la actividad del individuo dentro de la empresa y sus conclusiones respecto a las necesidades humanas en las organizaciones han ido confirmando poco a poco la necesidad de dedicar atención y esfuerzos a la motivación del personal

La afirmación “las personas motivadas, trabajan más y mejor que las que no lo están” parece hoy en pleno Siglo XXI como una afirmación. Cosa distinta puede ser la de otorgar recursos a un programa de motivación. Cuando en una empresa, ámbitos de Recursos Humanos plantean proyectos de diagnóstico y mejora de la motivación, la empresa suele dividirse en dos categorías

  • Los que aquellos que contestan bien, si hagámoslo ¿Qué nos va a costar?
  • Los que aquellos que responden bueno si, pero vamos a esperar a que el mercado tire un poco más o “totalmente de acuerdo, pero la última palabra la tendrá los beneficios de la empresa”

Otro ejemplo argumental o replica de mayor calado y evidente justificación puede ser “ ¿qué tasa de aumento de actividad, o beneficios nos asegura su motivador proyecto? Al cual debe oponerse el de “¿Sabemos que nos está costando en términos de resultados la desmotivación de nuestro personal? sería interesante averiguarlo

Motivación en la empresa<<alt>>

Hablar de producir y diseñar e incluso realizar programas de motivación en la empresa con esa cabecera formal de programa de motivación puede resultar cómico e incluso frustrante en las empresas en las que se evidencia un fuerte malestar no solo contra personas que deciden o equipo de dirección, sino además contra la actividad en sí. Cuando la propia actividad funcional de un área de trabajo, las tareas habituales de los diversos puestos, las informaciones periódicas que se reciben respecto a prioridades, decisiones, etc., pierden sentido de movilización de esfuerzos humanos hacia lo que se hace y se comunica, no cabe la menor duda que pensar entonces en un programa de motivación es como pensar en cambiar las velas a un barco cuando tiene este ya la proa hundida

Un programa de motivación suele ponerse sobre la mesa cuando determinados indicios nos muestran que un grupo de empleados (significativos en cuanto al nº) o a sus funciones están descontentos y/o permanecen pasivos e indiferentes ante su realidad laboral. Además muy probablemente, los resultados de su trabajo no son satisfactorios. Y surge la cuestión de si estos resultados (insuficientes) son producto de su desmotivación o de la desmotivación es producto de los resultados Causa o efecto, la desmotivación acaba inevitablemente asociada o bajo rendimiento

En cualquier caso, habar de programa de motivación es una simplificación tras la que se esconden cabe advertirlo múltiples posibilidades, siendo menores y probablemente las menos idóneas o pertinentes, aquellas que deseen colocar la motivación como núcleo en torno al cual giren otras variables cruciales para la buena marcha de la gestión y por ende, el negocio. De ahí que sea preciso, tras esta breve introducción pasar revista a las dimensiones de la motivación en esas variables

Si tienes alguna duda en referencia a como aplicar la motivación en las empresa, escribe un correo a consultoria@tempo-consultoria.com

This article was written by admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.