De ningún modo es tarde para reinventarse

Reinventarse profesionalmente

Nunca es tarde para reinventarse, pero para ello es fundamental re-ilusionarse.

Son muchas las personas que sienten insatisfacción por la vida que llevan y no necesariamente por pasar por una mala situación, sino por falta de ilusiones. Lo cierto es que tener ilusiones nos ayuda a prevenir estados de tristeza y apatía, ya que tienes un motivo por el que ponerte en pie cada día con entusiasmo. Pero ojo, nos es lo mismo “vivir con ilusión” que “vivir de ilusiones” ya que la intención sin acción no vale nada de nada y todo cambio empieza con un paso.

De vez en cuando debemos hacer un alto en el camino y hacer una valoración de nosotros mismo ¿Dónde estoy? y ¿Dónde me gustaría estar? ¿Qué podría hacer para encontrarme mejor? El problema es cuando no nos dedicamos ese tiempo que tan importante es para nuestro crecimiento y desarrollo personal. Nos acomodamos en el colchón de la rutina, lo que llamamos zona de confort, donde lo tenemos todo controlado pero que normalmente, para todos que nos gusta soñar crecer y progresar en la vida, acaba en aburrimiento.

De pequeños recurrimos al mundo de las ilusiones para conseguir nuestros propósitos pero a medida que pasan los años van desapareciendo y es que la intensidad de la ilusión cuando hacemos algo por primera vez disminuye a medida que lo vamos repitiendo. Por eso las ilusiones hay que renovarlas. Muchas veces cuando fracasamos algún propósito, tiramos la toalla y preferimos conformarnos con menos de lo que merecemos por evitar esa desagradable sensación. Por eso debemos de trabajar la motivación interna. Esa que no depende de lo externo, sino de uno. Ese empujón que te das a ti mismo cuando las cosas no salen como deseas y que te impulsan a seguir luchando por eso que crees que merece la pena a la vez que disfrutas del proceso. Quizás tirar la toalla es lo más sencillo pero si no te gusta lo que tienes, esforzarte en buscar otra alternativa para conseguirlo, es la mejor opción y es cierto que por mucho que te esfuerces nada garantiza que lo vayas a lograr, pero si aumenta las posibilidades aparte de que estando en el camino se abren numerosas puertas y podrías cambiar de ilusión por otra con mayor facilidad y menor sensación de fracaso

Reinventarse profesionalmente<<alt>>

 

  1. Describe con detalles y por escrito tu objetivo. Lo veras mucho más claro. Luego márcate pequeñas metas alcanzables que vayan acercándote a tu propósito. Pon fecha de inicio. Recuerda que cuando andamos buscando un cambio, debemos poner el foco en lo que depende de nosotros.

 

  1. Para re-invertarte no tienes por qué transformar toda tu vida. Para algunos será tratara de dar un giro de 180 grados y para otros tan solo cambiar rutinas, añadir actividades placenteras y así desactivar el piloto automático que llevas conduciendo tu vidas desde hace tiempo y casi sin darte cuenta

3. .Deja de compararte, no se trata de hacerlo mejor que nadie, sino de hacerlo lo mejor que puedas

4.- Desde que nos planteamos un cambio, sea del tipo que sea, hasta que lo logramos, pasamos por una fase de        entrenamiento donde la constancia y la perseverancia son variables fundamentales. Muchas veces hasta la más insignificante tarea nos puede dar pereza, pero justo ahí debemos recordar el motivo del cambio

5. Intenta enamorarte de todo lo que hagas. Cuando consigues hacer las cosas con pasión e ilusión tu estado emocional también cambia. Nos cargamos de energía y nos sentimos plenos por cada pasito que vamos dando. Esta sensación nos motiva a seguir avanzando

Si otros en tus mismas condiciones lo consiguieron ¿Por qué no vas a poder hacerlo? Recuerda comete el mundo y no la cabeza

Reinventarse profesionalmente, planteatelo, y durante el proceso ya sales ganando

Reinventarse profesionalmente, los resultados son mejores que no hacer nada

Reinventarse profesionalmente, una opcion

Oscar Farré

Consultor de Tempo Consultoria Integral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *