La motivación por la propia actividad

La motivación por la propia actividad

Las tesis de motivación por el logro, por el poder, por el incentivo económico, por el reconocimiento público, etc. Son inevitablemente ciertas. No obstante, resultaran siempre incompletas si no se asocian a la motivación por la propia actividad

¿Trabajar puede ser motivador? Las respuestas serán negativas para aquellas personas que nunca han sentido satisfacción por la tarea que realizan, las causas pueden ser múltiples: las características del trabajo no se ajustan a su personalidad- trabajos a presión para personas detallistas o perfeccionistas, o trabajos rutinarios para personas creativas, trabajos de atención al cliente para personas introvertidas o trabajos analíticos para personas que prefieran labores de menor concentración, etc. Y también puede suceder que el entorno en el que trabaja sea desmotivador, incomunicación o comunicación conflictiva, ausencia de apoyo, escasa o nula autonomía en el desarrollo de la tarea, por citar solo algunas causas habituales

Las tesis tayloristas a través de la división científica del trabajo, condicionaron la conducta del hombre adaptándola al hacer de las maquinas en el entorno productivo y en el resto de áreas de trabajo fijaron rutinas de eficacia centradas en la repetición mecánica y/o burocrática de tareas. En la actualidad cuando muchas de las grandes cadenas de montajes entran en crisis porque los productos  son cada vez más específicos y a medida de las necesidades del cliente, con lo cual los lotes de fabricación son más cortos y porque se hace más complejo en una gran línea de montaje o transformación asegurar la calidad, se rompe con los grandes grupos de especialistas en la realización de varias o todas la tareas y con autonomía como equipo para decidir métodos y rotaciones en la actividad, siempre y cuando se logren los objetivos fijados por el grupo

En áreas de trabajo no directamente ocupadas en la producción (ámbitos administrativos, comerciales. I+D+I) por citar algunos, donde el pressing vivido por los empleados no tiene que ver muchas veces con la cantidad de tarea a realizar por unidad de tiempo, la causas de desmotivación también pueden ser debidas a la rutina en la que se cae cuando una tarea es abordada cientos de veces de la misma forma simplemente porque una norma escrita o no, la costumbre, el “siempre se ha hecho así” condiciona invariablemente la ejecución de las personas

Frecuentemente, iniciativas de mejora de tareas de trabajo, realizadas hacia el jefe o superior con el fin de producir cambios que hagan más productiva o ¿Por qué no? más atractiva esa tarea, chocan contra el inmovilismo y la indiferencia del superior, cuya principal preocupación es de sentirse seguro y la mejor manera de lograrlo es dejar que las cosas como están

 

La motivación por la propia actividad<<alt>>

Si tienes alguna duda de como utilizar la motivación en la empresa, puedes escribir un correo a consultoria@tempo-consultoria.com

 

This article was written by admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.