La formación como programa corporativo

La formación como programa corporativo

En la medida en que la empresa tiene establecidas políticas y estrategias para mantener y ampliar su dimensión y competitividad, la formación debe constituirse en un pilar de apoyo para el éxito de esas políticas.

Su significación será de la de concertar prioridades que se solicitan al personal de la organización, así como el tratamiento que la organización va a dar a su colectivo para apoyar el cumplimiento de esas políticas de formación, de comunicación, de promoción, de valoración del desempeño u otras. En este marco ha de entenderse que la formación deberá ajustarse y adecuarse a la proyección de esas políticas, igualmente en su apoyo

En este sentido, la formación se caracteriza por su focalización sobre los problemas a solventar y sobre las necesidades de cada uno de los sistemas que integran la organización. Así pues, al gestión de la Formación debe basarse en criterios contrastados y coparticipados con las personas que están en esos sistemas

Fase 0. El marco global de la gestión de la formación.

Gestores-Responsables-Tareas- Subproductos

Antes de abordar las primeras tareas ejecutivas u operativas del proceso de elaboración del plan de formación (identificación, análisis y priorización de necesidades formativas) es preciso ubicar la gestión de la formación en el contexto organizacional.

El contexto viene definido por los objetivos de la empresa y sus políticas generales. En este marco, se señalan a continuación las principales tareas de los Gestores y Responsables del programa, A partir de las citadas políticas de se deberá concretar en contacto estrecho con la Dirección General y Líneas de Mando, grandes espacios y orientaciones de mejora que la organización ha de seguir:

Flujos de proceso

La formación como programa corporativo<<alt>>

Usuarios y necesidades del programa

En ocasiones, desde el interior de algunas organizaciones se tiene la visión que la formación es un conjunto de actividades elaboradas y programadas por el departamento de RR.HH. Normalmente esta visión se da cuando no hay suficiente comunicación, participación e implicación entre todos los colectivos

Estar implicados – colaborar con el diseño, detectar necesidades etc, en un programa de formación, no es responsabilidad exclusiva del Dep de RRHH. Existen diferentes usuarios y niveles de implicación, cada uno de los cuales tiene necesidades concretas. Exponemos a continuación una matriz donde se identifican los usuarios del programa de formación y sus necesidades

La formación como programa corporativo<<alt>>

Si tienes alguna consulta de como realizar un plan de formacion, llámanos al 93 611 63 60 o envía un e-mail a consultoria@tempo-consultoria.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.