La era de escuchar. Comunicar no consiste en hablar, sino estar atentos

Comunicación en la empresa

La era de escuchar. Comunicar no consiste en hablar, sino estar atentos

Las empresas son “personas” y no solo porque se compone de gente, sino porque tienen personalidad propia, aunque casi siempre, las empresas no estén bien “identificadas” o no las identifican bien, y es en este sentido, que las empresas COMUNICAN SIEMPRE, QUIERAN O NO COMUNICAR.

La no comunicación intencionada es “el mensaje” más nítido, fácil de percibir y el más claro de comunicar.

Este “post” tiene una vocación practica y pretende abordar una descripción realista de la comunicación en las organizaciones.

Es por esto que precisaré algunos conceptos que considero básicos sin perderme en la feroz selva de terminologías al uso.

  • La Personalidad: es el conjunto de características singulares qué distinguen a las personas
  • La Identidad: es la manera que las personas perciben esta personalidad y finalmente
  • La Imagen: es el resultado de la proyección exterior de esa identidad.

Cada empresa es única, todo y esto, la identidad puede resultar confusa y la imagen puede ser diferente e incluso contradictoria por las personas que trabajan en ellas, por tanto, llego a la explicación domestica de estar por casa de la Imagen corporativa

La imagen corporativa,como resultado, es la interacción de todas las experiencias, creencias, sentimientos, conocimientos e impresiones de los clientes internos y externos que perciben la organización, es decir, la imagen corporativa es la percepción exterior de la empresa

La primera máxima para desarrollar la comunicación en la empresa, es que la planificación resulta más fácil de realizar cuando la empresa se “considera persona” y al mismo tiempo considera a las “personas”

La segunda máxima para un desarrollo harmónico de la comunicación en las empresas, es partir de la “interiorización” de la imagen corporativa, es decir, de toda la “cultura” interior propia que singulariza la personalidad de la empresa, facilitando desde dentro hacia afuera y no al revés, este es el perfil claro de la percepción que he mencionado como  identidad corporativa.

Este pilar de interiorizar la imagen corporativa, es desde mi punto de vista el único soporte previo y que sirve de contraste válido para la imagen corporativa de una empresa que no quiere encontrarse como en el cuento de Alicia en el país de las maravillas “diga Vd. quien soy y yo le diré lo que quiero ser”

 No podemos obviar que:

  1. Las empresas comunican siempre, lo quieran o no, lo planifiquen o no y la no comunicación intencional es por sí misma un mensaje.

Es más, cuanto más trabajo exige la elaboración de un plan de comunicación, es precisamente cuando la empresa desea “desaparecer”, comunicar lo menos preciso o lo estrictamente necesario, comunicar solo en circunstancias y escenarios claramente determinados, es decir, cuando desea adoptar lo que en la “jerga” anglosajona se denomina “low profile” (perfil bajo) todo y que para algunas empresas, esto pueda ser mal entendido , que puede ser mas apropiado traducir la expresión inglesa por encefalograma plano

Pocas actividades en las empresas pueden considerarse ajenas a la comunicación.

Según un estudio reciente de empresas del sector tecnológico, la comunicación representa el 78% de las actividades divididas en

  • 59% para reuniones previstas
  • 10% para reuniones imprevistas
  • 3% para visitas y desplazamientos
  • 6% para el teléfono

Solo queda un 22% para el “trabajo”

A nadie se le ocurre en la situación actual, considerar que un directivo o un responsable de área no este trabajando cuando atiende al teléfono o escucha planteamientos. Otra cuestión es que se utilice precisamente esta extensión de las actividades de comunicación como un “disfraz” o pretexto para la ineficacia, es decir, con la intención deliberada de aplazar decisiones o de no solucionar los problemas.

Por tanto y para finalizar este post de hoy, la comunicación no es, “postureo” en las empresas, sino que forma parte esencial de la misma.

Oscar Farré; Formador / Consultor de Tempo Consultoria Integral

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.